WATANIBA

Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía

ORPIA realizó Acto de Apertura de su VII Congreso Regional de los Pueblos Indígenas de Amazonas

Puerto Ayacucho, estado Amazonas. La Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA), llevó a cabo durante el día de hoy 30 de octubre de 2017, la apertura de su “VII Congreso Regional”, con la participación de aproximadamente 200 delegados de 20 organizaciones de base. Este Congreso tiene como objetivo generar un espacio de discusión colectiva sobre el momento histórico que viven los pueblos indígenas de la Amazonía venezolana, especialmente en lo relativo a sus territorios ancestrales, la protección de su hábitat frente a nuevas amenazas como la minería ilegal, la identidad cultural, la autonomía, los modelos alternativos de desarrollo y la situación actual de la organización regional en el contexto nacional, especialmente en lo relativo a su visión de futuro. El Congreso también servirá para renovar y elegir las nuevas autoridades de la organización de acuerdo a lo establecido en sus estatutos.
El Congreso fue instalado por el Coordinador General actual, José Gregorio Díaz Mirabal, quien agradeció a todos los presentes por su participación activa en la historia de la organización regional a lo largo de 24 años; especialmente hizo mención al rol que jugaron los miembros fundadores en el crecimiento de la organización y en la defensa y promoción de los derechos indígenas a lo largo de todos estos años. El evento comenzó con un ciclo de ponencias, encabezadas por el geógrafo Héctor Escandell, actual miembro de la Oficina de Derechos Humanos del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, el abogado Luis Jesús Bello, del Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía “WATANIBA”, y el abogado Vladimir Aguilar, de la Universidad de los Andes, quienes motivaron a los delegados con diferentes temas específicos. La asociación WATANIBA ha cumplido una función de asesorar en la organización general del Congreso como parte de su programa de fortalecimiento de las organizaciones indígenas y específicamente ha brindado apoyo técnico, logístico y comunicacional.
Héctor Escandell, habló de los grandes y diversos impactos de la minería ilegal en territorios indígenas, la cual calificó como un problema incontrolable para los pueblos indígenas, debido a la ausencia de políticas públicas tendientes a controlar el problema. Indicó que una minería sin control ni precaución, contamina los suelos y aguas, genera deforestación de amplias áreas de bosques, aumenta el deterioro de la salud humana y aumenta las enfermedades endémicas como la malaria, y se producen graves problemas de violencia. Destacó que la salida a la minería ilegal, no es la minería a gran proporción o minería legal (concesiones), porque esta es igual de dañina; también destacó que el problema de la minería y el extractivismo es estructural, tiene otra lógica, la lógica del capital y la obtención de ganancias. Por eso participamos de un modelo de desarrollo que es depredador de la naturaleza y de los ecosistemas amazónicos. Frente a esto, el geógrafo propuso modelos alternativos y dinámicos, que mejoren la vida, el mejor nivel de vida posible con justicia y equidad. En este sentido cada pueblo debe encontrar su propia formula de desarrollo; los modelos alternativos deben considerar varias cosas, como las nuevas formas de producción y consumo, el reconocimiento de la diversidad cultural, la participación real de la gente, el cuidado de la naturaleza que tiene sus límites (precaución) y la economía que debe tener un enfoque social, basado en la solidaridad intergeneracional. El modelo requiere superar el modelo de economía depredadora, injusta y centralista. También se requiere de una educación que forme a la gente para superar el modelo depredador (eco-educación), basada en la sabiduría y los conocimientos ancestrales de los pueblos. El ponente también se preguntó por los espacios donde hay potencialidades, como por ejemplo la agricultura, la producción de alimentos amazónicos, el extractivismo moderado y ético, el manejo forestal controlado, el ecoturismo con los propios pueblos indígenas como protagonistas y la promoción de la investigación, porque la Amazonía venezolana es un reservorio de diversidad biológica que debe llevar a la valoración de los diferentes ecosistemas. Finalmente indicó que los modelos alternativos deben superar o revertir el empleo precario a un empleo productivo de acuerdo a la realidad.
Seguidamente el abogado Luis Bello, planteó el tema de la territorialidad, las nuevas problemáticas y amenazas, la identidad cultural y la autonomía interna como trilogía fundamental de los derechos indígenas; el ponente destacó que uno de los objetivos fundamentales de ORPIA es materializar los derechos colectivos, originarios, e históricos de los pueblos indígenas de Amazonas, según los estatutos de la organización. El momento presente y las nuevas amenazas sobre los derechos indígenas a la vida tradicional comunitaria, al hábitat y al ambiente sano, y a la identidad cultural, llevan a las organizaciones a preguntarse por lo esencial; qué es lo esencial en la defensa de los derechos indígenas, en que debemos seguir trabajando y profundizando. Frente a esto la pregunta es por el rol y la misión de ORPIA y sus organizaciones de base en el momento y la situación actual. El abogado Luis Bello, destacó la importancia de tener una agenda propia y clara (visión – misión), la articulación entre las diferentes organizaciones, en espacios de debate como la COIAM y la independencia partidista. Señaló que se debe fortalecer la capacidad de incidencia de las organizaciones a diferentes niveles, especialmente las alianzas institucionales públicas y privadas, la formulación de propuestas de políticas públicas en temas como ambiente, salud y educación; y la coordinación de acciones para evidenciar problemáticas subyacentes. Finalmente el represente de WATANIBA señaló los retos que tiene ORPIA como organización regional, especialmente la necesidad de ser una organización más funcional con representación de las bases y un plan estratégico claro que indique el camino a seguir. En ese sentido la elección de la junta directivo será decisiva para el futuro de la organización.

Por su parte, el abogado Vladimir Aguilar hizo un análisis histórico del movimiento indígena en Venezuela y más concretamente en Amazonas, destacando la importancia que tuvieron las organizaciones indígenas de la Amazonía venezolana, en el proceso de reconocimiento de los derechos indígenas en el país en la constitución de 1999. Frente a la falta de implementación de estos derechos, propuso cosas novedosas como convertir las autodemarcaciones en demarcaciones, a través de procesos legislativos a nivel regional y nacional; haciendo prevalecer lo dispuesto en el artículo 119 constitucional, donde se establece que la demarcación no es solo un derecho, sino también es un proceso colectivo y una obligación del Estado. El abogado Aguilar insistió en la necesidad de contar con organizaciones fuertes que permitan ejercer sus derechos frente al Estado y exigir el respeto a los derechos reconocidos en el actual texto constitucional frente al proceso constituyente en desarrollo.
En horas de la tarde se conformaron mesas de trabajo según las tres ponencias realizadas, en las cuales se discutieron y profundizaron los diferentes aspectos abordados por los ponentes. Al final se realizó una plenaria con la exposición de las conclusiones de cada uno de los temas y se decidió aprobar las normas para la elección de la nueva junta directiva el día 31 de octubre. Además se hicieron planteamientos para la reforma de los estatutos, sobre todo en relación a nuevas áreas de intervención y a los miembros de las mismas. El Congreso continúa el día 31 de octubre con la presentación del informe de gestión de la actual junta directiva y la elección de las nuevas autoridades para el próximo periodo.

Comparte nuestras publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *